Recientemente se ha producido un acontecimiento dramático que conmueve y asusta. Una familia resulta intoxicada con un pesticida, de esto fallecieron tres miembros de la familia y una hija resultó intoxicada en menor medida y no llegó a fallecer aunque llegó a estar al borde de la muerte.

Después de grandes dudas y teorías se llegó a encontrar la causa, pero no de qué forma llegó el pesticida hasta ellos.

No vamos a entrar en detalles de la noticia porque eso es lo de menos, lo más importante, lo dramático es la alegría con la que se producen venenos altamente tóxicos y lo peor es que la mayoría su usan en agricultura. Se usan venenos en todos los ámbitos, agricultura, limpieza doméstica, ganadería; insecticidas, herbicidas y un larguísimo etc.

Creo que pocas veces la gente se pregunta cual puede ser la repercusión de tantos y tantos productos que usa de forma cotidiana, es más, incluso les parece que es imprescindible usar venenos para todo. Parece que es una obsesión por el control de lo que creen indeseable y hay que «matar» todo lo que no  gusta.

Asusta la inconsciencia y la soberbia de los que los producen, saben perfectamente lo que hacen, pero parece que piensan que a ellos no les va a tocar, pero en estos momentos nuestro entorno ya no es seguro en ningún lugar ni en ningún aspecto, hay venenos por todas partes, todo lo que comemos, en mayor o menor medida, está contaminado, el aire está contaminado, el agua está contaminada.

Es difícil parar esta vorágine que nos está tragando, la industria no parará porque está justificada por el dinero, nada que produzca dinero se parará, esto sólo se puede parar dejando de usar venenos, dejando de comprar porquerías, buscando alimentos ecológicos, productos del entorno, alimentándose con productos básicos sin manipulaciones industriales, evitando alimentos producidos a gran escala tales como frutas y verduras procedentes de lugares lejanos, productos animales precedentes de grandes explotaciones.

Se impone tomar conciencia y velar por la salud propia, velar por la vida, porque sino esto se acaba.

No quiero entrar en detalles, hay mucha información de los detalles, se la puede encontrar en muchas partes, pero yo sólo quiero llamar la atención para que se tome conciencia y se empiece por pequeños gestos de vuelta atrás, hacia unos hábitos de vida más simples y saludables.

Como he dicho en otras ocasiones en estos momentos la única manera de avanzar es dando marcha atrás.