¿Te falta tiempo para vivir? Es muy probable que llegues a tener esa sensación en muchos momentos de tu vida al sentirte atrapado en la rutina de esta sociedad de prisas

Vivo observando lo que pasa a mi alrededor, a la vez organizando mi tiempo para hacer todo aquello que proyecto, pero si los proyectos son muchos acabo aplazando algunos o simplemente cancelando los menos importantes.

¿Cómo lo haces tú?

Hace tiempo que tomé la decisión de dejarme llevar, aquello que puedo hacer y es importante le doy prioridad. Si me faltan fuerzas o me surge algo que no se puede cancelar lo hago y lo otro lo haré después.

Todo esto sin sentimiento de culpa porque llegué a sentir que la vida no es una competición, tampoco es cuestión de vida o muerte el realizar una actividad diaria, hay muchas cosas que pueden esperar, o incluso se pueden dejar de hacer.

La vida es sólo el discurrir del tiempo ocupándonos de lo importante y lo importante es vivir con dignidad, cubrir las necesidades vitales que son cobijo, alimento, salud, educación y relacionarnos con nuestros semejantes en armonía. Todo lo demás sobra.

En estos y otros pensamientos me puse a escribir y acabé dando forma a una pequeña obra que me gustaría que leyeras para que valores tu tiempo y tu vida antes de que sientas que has perdido el tiempo.

Alguien me dijo una vez que nunca pasa ni lo que esperamos ni lo que tememos, sino todo lo contrario, y así es. Por esto pienso que no vale la pena empujar los acontecimientos ni pelearse con ellos.

Veremos desde diferentes ángulos la expresión Vivir en el presente. Con frases hechas estamos comunicando muy diferentes ideas, ideas que vale la pena analizar y comprender para encontrarles sentido y aplicarlas en nuestra vida como normas o como comportamientos rectores. Veremos el primer enfoque, el de la rutina diaria; vivimos de forma rutinaria, actuamos casi de forma automática: levantarnos, arreglarnos, desayunar, trabajar, comer, trabajar, volver a casa, cenar, ver televisión, acostarnos, dormir, levantarnos,arreglarnos, desayunar, etc., etc.  Fin de semana lo mismo que el fin de semana anterior, y el anterior, y el anterior.

Y así se pasan las semanas, los meses y los años. Y mientras tanto pasamos la mitad de esa vida añorando el pasado y la otra mitad soñando con el futuro. El presente es puro automatismo. Hay momentos en los que sentimos que nuestra vida no tiene sentido, es rutinaria y anodina; nos sentimos atrapados como en un laberinto sin salida. Unos tienen su esperanza puesta en la jubilación con la ilusión de poder descansar, dejar la rutina del trabajo para entrar en otra rutina, no sé si mejor o peor, la del ocio; el reposo del guerrero”.

Esto es un fragmento de mi último libro “Lentitud, lo opuesto a Frenesí” Cada vez nos movemos más deprisa, se utilizan vehículos cada vez más rápidos y cada vez llegamos más tarde a todas partes. Es un sinsentido vivir así.

¿Te falta tiempo para vivir? Si, la vida se te va como agua entre los dedos y la frustración te invade.

Se puede volver a la lentitud, se debe volver a la lentitud, al silencio, a la armonía; recuperar el sentido de la vida, la sensación de vivir y disfrutar del momento presente cuando éste es bueno y si no es tan bueno, tratar de darle la vuelta, resolver el conflicto o esperar que las cosas cambien. Así de simple es la vida, no empujes los acontecimientos ni te pelees con ellos. Vive consciente

https://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Dstripbooks&field-keywords=Lentitud+lo+opuesto+a+frenes%C3%AD+Hinolita+Lamas&rh=n%3A599364031%2Ck%3ALentitud+lo+opuesto+a+frenes%C3%AD+Hinolita+Lamas

Te regalo este otro que puedes descargar directamente (espero que salga bien, si no es así me dices y te lo mando)

Deseo que los disfrutes. Acepto comentarios y sugerencias. Gracias