Reflexiones incómodas 2 Arquitectura doméstica

Reflexiones incómodas 2  acerca de la arquitectura doméstica es la visión personal de alguien que vive en una casa normal y corriente  a quien le gusta ver las nuevas tendencias de la arquitectura, especialmente las casas modernas, tan amplias, tan luminosas y tan asépticas.

Se curran la decoración con todos los detalles. Despiertan la admiración del más exigente. Pisos como palacetes o apartamentos de lujo, pero incluso los pisos normales o los apartamentos más básicos tienden a tener esas mismas características.

Como digo más arriba a mí también me gusta ver las fotos de las revistas y las explicaciones del, o la, arquitecto de turno; todo tan bien pensado, medido y diseñado como para vivir de hotel; parece que allí todo está hecho y no hay nada prosaico, es decir, ordinario. Todo es elegancia y yo me pregunto ¿Así son las casas de los arquitectos? y ¿Dónde se hacen las cosas cotidianas que se hacen en todas las casas donde vive gente normal?

Y esta es otra, las casas donde vive la gente normal también parece que están diseñadas para vivir de lujo porque hasta la casa de cualquier  familia trabajadora tiene una gran sala y plaza de garaje, aunque no todo el mundo tiene coche. Esto está bien porque casi todo el mundo tiene coche, pero y ¿Dónde se lava la ropa? porque todo el mundo tiene que lavar la ropa ¿Y dónde se seca la ropa y se plancha la ropa? La respuesta la tenemos todos porque todos tenemos la lavadora en la cocina ¡¡ !! ¡En la cocina! Algo tan poco higiénico como mover la ropa sucia en la cocina.

¿Y secar la ropa? Yo he visto, y veo, el tendedero plegable en la hermosa sala de estar arrimado a la ventana o en el dormitorio de los niños entre las dos camas y para que las sábanas no arrastren las cuelgan en las puertas.

Si los niños se ponen malos y se les ocurre vomitar en la cama o la alfombra ¿dónde se lava esto? Se lleva a la tintorería. Ajá, pero si el presupuesto no da para llevar a la tintorería cada vez que hay un percance así o ropas y calzados de trabajo que hay que limpiar un poco antes de meter a la lavadora ¿dónde se hace?

Bueno,  como no puede ser de otro modo se hace en la bañera, nos desriñonamos pero estamos hechas para eso o ya estamos acostumbradas. ¿Tan difícil es tener una pileta para estas faenas? ¿Tan difícil es habilitar cuatro metros cuadrados para poner la lavadora y un tendedero colgado del techo que se pueda bajar y subir por medio de unas cuerdas y unas poleas,  la tabla de la plancha y la pileta?

Y ahora viene lo mejor: una salida de emergencia ¿¡Qué es eso!? Pues eso, una salida de emergencia. Bien mirado todas las viviendas son auténticas ratoneras. Todos los años se producen accidentes domésticos con enchufes o electrodomésticos y se producen incluso muertes por asfixia o quemaduras; la gente se queda atrapada sin más salida que la ventana, que puede estar en el cuarto, quinto o décimo piso ¿Por dónde se sale?

Unos alegan que son un peligro porque pueden entrar los ladrones y otros dicen que es antiestético. Que les pregunten a los quemados.

Se puede seguir analizando nuestros habitáculos y os puedo asegurar que hay más de cuatro carencias flagrantes. Yo traería a un arquitecto a mi casa a ocuparse de las faenas domésticas para que después diseñara una vivienda adecuada a las necesidades reales de sus habitantes.