La vida es una escuela

La vida es una escuela, aquí hemos venido a aprender, recibimos lecciones cada día y a cada paso, pero no le prestamos atención porque creemos que lo que pasa a nuestro alrededor no va con nosotros. Nos mandan a un lugar llamado escuela o colegio donde nos enseñan muchas cosas, pero la gran mayoría nos aportan muy poco personalmente.

El resto del aprendizaje lo conseguimos por imitación en nuestro entorno inmediato, pero no siempre sabemos interpretar adecuadamente todo le que nos llega.

Es por eso por lo que decidí escribir este libro, “Ejercicios para mejorar tu imagen”

Hoy te hago un breve adelanto de su contenido. En el momento que salga a la luz te mantendré informado pasándote su enlace.

Mis trabajos son el resumen de mis experiencias personales y profesionales. Lo que consigo extraer del entorno y del estudio. Todo ello expuesto de forma clara, en lenguaje coloquial con la intención de que cualquiera que lo lea lo comprenda y lo pueda aplicar. Sin demasiados tecnicismos que podrían dificultar la comprensión de personas con poco hábito de leer.

Lo más seguro es que esas personas cuyos hábitos de lectura sean buenos y sus conocimientos técnicos del tema lo encuentren demasiado elemental, seguro que a ellos les aportará muy poco porque ya han superado estos niveles. Cosa muy gratificante porque, afortunadamente el nivel de conocimientos en nuestra sociedad es satisfactorio.

Una vez más quiero expresar lo que me mueve a escribir. Soy una correa de transmisión del conocimiento. Nada surge de mí, es lo que recibo y a la vez lo pongo a disposición de quienes lo puedan necesitar. Aunque en realidad pocos son los genios que aportan algo totalmente personal no recibido de nadie. Todos cometemos plagio, no decimos nada que no haya dicho alguien antes.

Esto me trae a la mente la anécdota de una persona que se quejaba de que cuando se le ocurría una idea genial, siempre acababa descubriendo que algún griego ya lo había dicho antes.

La vida es una escuela, como digo más arriba, y he decidido pasarte algunas de lecciones que yo aprendí.  En Ejercicios para mejorar tu imagen pongo a tu disposición ejercicios para mejorar la voz, el gesto, la mirada. Trabajos de control de la respiración dentro de los que se insertan la concentración y el silencio mental. También encontrarás técnicas de análisis del comportamiento y de las emociones, lo que te permitirá llevar a la práctica cambios importantes para ti.

En la vida diaria, raramente se nos ayuda a enfocarnos en los cambios que más nos convienen. Con la mejor de las intenciones se nos juzga y critica, añadiendo la coletilla de “es por tu bien”. La mayor parte de estos juicios tienen la intención de hacer de nosotros “otra persona”, una persona que ellos admirarían sin preguntarnos si queremos ser otra persona. Esto nos produce frustración porque pone al descubierto de que no somos la persona que ellos quieren.

Somos Yo, un Yo único, un Yo que tal vez requiere retoques, pero no quiere ser otra persona. Si es eso lo que quieren, lo mejor que podemos hacer es salir del escenario.

Como estoy segura de que, más o menos, piensas como yo, pongo a tu disposición unos pequeños detalles que te permitirán tomar nota de lo que quiero decir.

Mientras no te llega el libro te recomiendo que empieces a meterte en harina. Trata de observar, sin enjuiciar, a las personas que te encuentras en la cafetería, en el transporte público, en el supermercado. Personas que se comportan de forma espontánea, indiferentes a lo que ocurre a su alrededor. Al observar imagínate en su piel.

¿Qué te sugieren? ¿Qué es lo que te gusta de ellos? ¿Qué es lo que te crea una extraña sensación? ¿Los sientes como un espejo que refleja algo que no te gusta? Ya sabes lo que tienes que trabajar

¿Ese espejo refleja algo que te gustaría disfrutar? Ya sabes lo que tienes que poner en práctica.

La vida es esa escuela en la que tú puedes decidir lo que quieres aprender. Yo te dejo unas cuantas pautas para empezar.

Te deseo lo mejor y te doy las gracias por confiar en mí.