Hinolita Lamas

Un blog para compartir

Al fin ya puedes conseguir la edición impresa

Al fin ya puedes conseguir la edición impresa.

Hoy me satisface comunicarte que mi libro “Siete reglas para dar sentido a tu vida” ya está disponible en papel. Ya sé que se hizo esperar un poco, esto se debe a que a la vez que escribo también hago el trabajo de la sombra, es decir todo lo relacionado con Internet, la editorial y todas esas pequeñas cosas que no se ven, pero que son imprescindibles para que el trabajo realizado si se pueda ver.

Sin duda que podría encargar a un especialista que me lo hiciera, así como dependo de mi hija para hacerme las portadas.

No se trata de ahorrar dinero, no se trata de hacerlo yo porque los demás no lo hagan a mi gusto, no, no es eso. Para hacer las portadas hay que dedicar mucho tiempo y esfuerzo para aprender diseño gráfico y no voy a dedicarme a eso. Se trata de aprender a hacer pequeñas cosas  para no tener que depender de nadie, pero sobre todo, es aprender a buscar recursos que antes no existían, es sentir que no me quedo atrás. Además de que las pequeñas cosas cuando necesitas resolverlas, normalmente, no tienes cerca quién te pueda echar una mano

No sé a dónde llegaré, pero de lo que estoy segura es de que no me estancaré. Este es uno de mis principios: Todo lo que se estanca se descompone.

Con esto quiero decirte que se nos está llevando a que casi todo nos lo pueden resolver los demás, que siempre es mejor que te lo haga un profesional. En ciertos casos si es conveniente, pero aquello que tu puedas hacer, a pesar de que no esté perfecto, es más una actitud de autosuficiencia, o de retos, si lo prefieres.

Siempre es preferible un trabajo con ciertos errores que la pasividad y la inactividad porque otros lo hacen mejor. El que lo hace mejor es porque primero se equivocó muchas veces.

Quizá no llegues a ser maestro, muchas veces es suficiente con ser discípulo.

Nunca pierdas la curiosidad, trata de poner entusiasmo en lo que haces y entonces sentirás que no has perdido ni un sólo día de tu vida.

Recuerda que has venido a la escuela de la vida y tienes el deber de asistir a todas las clases hasta fin de curso.

Al fin, cuando tengas que partir podrás decir que has vivido.

« »

© 2017 Hinolita Lamas.